Espacio para el cultivo del silencio

En el Colectivo Noviolencia hemos iniciado este mes un espacio para el cultivo del silencio. Comenzamos con 45 minutos de silencio, seguimos con la lectura de un texto y por último hacemos una ronda de compartir sobre el silencio, sobre el texto o simplemente sobre algo que queramos traer al grupo.

Lo hacemos un lunes de cada tres, el próximo será el lunes 26 de Abril, a las 19.30h, online (compartimos enlace de zoom unos días antes).

¿Por qué el silencio?

Es fácil observar que cotidianamente evitamos el silencio. Al llegar a casa muchas personas encendemos la televisión, o escuchamos las noticias en la radio, o nos ponemos música para relajarnos o animarnos según el momento. Por no hablar de cuando estamos en un grupo de gente y se hace el silencio, todos hemos conocido esos momentos que se viven con incomodidad. Pero, ¿por qué el silencio nos incomoda?

“El silencio es un espejo de lo que somos, y lo que somos no nos gusta. Por eso huimos. Estamos en una sociedad, en un mundo, en el que cada vez hay más ruido, más dispersión, más incapacidad de concentración o de atención. Por eso el silencio se ha convertido en el principal desafío. Cuando uno empieza a practicar la meditación, lo primero con que se encuentra son las inquietudes corporales, lo segundo con las distracciones mentales, y lo tercero las heridas del alma. Tanto las inquietudes, como las distracciones, como las heridas nos ponen progresivamente más y más nerviosos, y de ahí que huyamos del silencio.” Más concisamente, Xavier Melloni dirá: “El silencio no es ausencia de ruido, es ausencia de ego”.

Pablo D´Ors en su Biografía del Silencio.

El silencio pues nos descubre lo que somos, más allá de los pensamientos sobre uno mismo, que muchas veces confunden más que revelan. En el silencio no se puede mantener la máscara amable con la que nos presentamos en sociedad. Nos sentimos descubiertos, como desnudos. Por eso sólo aguantamos cómodamente el silencio con personas de mucha confianza.

El silencio ha sido una parte esencial de la historia de la noviolencia. Es conocido por ejemplo que Gandhi pasaba en silencio un día entero a la semana, o que Martin Luther King aguardaba en silencio meditativo la llegada de esa “voz” que le indicaba la actuación correcta ante las situaciones difíciles.

No sólo ha sido una práctica individual frecuente, también forma parte de la historia de los grupos. Antes de comenzar, o ante las decisiones complejas, el silencio permite abrir el corazón a la escucha profunda, trascendiendo los polos de un dilema y la propia posición en él. El silencio nos permite percibir el llamado al que el grupo debe respuesta en cada momento. Haciéndonos eco de esta tradición, en el Colectivo Noviolencia hemos introducido recientemente la práctica de comenzar los encuentros con dos minutos de silencio, con muy buenos resultados.

Por último el silencio ha sido utilizado en la lucha social noviolenta. Como parte fundamental de la misma, en silencios por la paz pero también en sentadas, encadenamientos, círculos de silencio… y también como preparación a las mismas, para conectar con la causa que nos mueve y asegurar que, suceda lo que suceda, responderemos con amor

Por todo esto hemos decidido dar un paso más y comenzar un espacio dedicado enteramente al cultivo del silencio.

Si quieres más información o tienes dudas, puedes escribir al 603227385 (Javier).

Un comentario en “Espacio para el cultivo del silencio

  • el 14 junio, 2021 a las 11:08 pm
    Permalink

    Buenas noches. Me gustaría contactar con vosotros para solicitar un asesoramiento. Muchas gracias!!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *