Ninguna persona es ilegal: CIErre.

Ninguna persona es ilegal: CIErre
Este es el lema que congregará, el sábado 23 de noviembre, de 12:00 a 24:00h frente al Centro de Internamiento para Extranjeros de Aluche (Carabanchel-Madrid), a un grupo de personas provenientes de distintas agrupaciones y asociaciones reunidas por el Colectivo Noviolencia. Las premisas de permanencia y silencio son las elegidas por los convocantes en la línea de poner en práctica la fuerza de la noviolencia.
Se trata, por tanto, de una acción noviolenta, sencilla y profunda con la que pretenden denunciar lo que sucede dentro de sus muros del citado centro.

La mayoría de las personas que ingresan en el C.I.E. (Centro de internamiento para
extranjeros), no han cometido ningún delito, son solo víctimas de una situación administrativa irregular, y por este motivo son encerrados en estos centros donde sistemáticamente se vulneran los derechos como denuncian hasta 150 O.N.G., jueces y los propios internos.


Desde la organización, comentan que desean poner de relieve que ‘’frente a un mundo
claramente injusto en el que dos tercios de la población mundial viven bajo el peso directo de la violencia estructural que perpetúa la pobreza y la desigualdad, queremos soñar que el cambio es posible, que podemos construir un mundo más justo para todas’’.


Antes de emigrantes son víctimas en sus casas será otro de los eslóganes que la acompañará en la acción. Además de denunciar lo que sucede en el CIE, pretenden remarcar el abandono y la condena que se impone a tantos seres humanos por ignorar
la realidad que viven en sus países de origen, partiendo del expolio al que occidente
somete al tercer mundo: consecuencias del cambio climático, situación de guerra,
regímenes dictatoriales, etc.


Los convocantes recuerdan que la violencia estructural nos hace a todos cómplices de
un sistema que promueve la injusticia y que deja, al margen de la dignidad, a tantos
millones de seres humanos. Los C.I.E. se presentan como una herramienta más de ese perverso sistema.


La propuesta está abierta a toda persona que, de buena fe, desee colaborar, previa inscripción. Partiendo de la máxima Gandhiana se el cambio que quieres ver en el mundo, invitan a cambiar la realidad comenzando por la responsabilidad y
compromiso personales. Queremos que el dolor de otros no nos sea ajeno, y usar en consecuencia nuestros cuerpos como instrumentos de paz para trabajar por una sociedad más justa, nos terminan comentando desde el colectivo noviolencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *